Lo que necesitas Vs lo que te gusta

Dicen que la miss ganadora de un concurso de belleza gana mucho antes del certamen, y no porque esté arreglado, bueno, nosotros no lo sabemos ni es nuestra especialidad, lo cierto es que previo al certamen de belleza se realizan una serie de esfuerzos le permiten hacerse acreedora de la corona.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter

Una de las cosas más impactantes de una Miss es su vestido, pues tiene gran importancia dentro de su presentación, ahora bien, ¿imaginas que una Miss simplemente escogiera el vestido que más le guste de su guarda ropas para su presentación final en el certamen?, No verdad, es por ello que tiene asesores que le indican el vestido indicado, por su figura, color de piel e incluso toman en cuenta el jurado que evaluará el certamen. Esto quiere decir que todo es estrategia, se trata de pensar claramente los objetivos y lograrlos paso a paso, dejando a un lado los gustos personales.

Pero ya no queremos hablar de mises, esta es una web de Diseño y Marketing, sin embargo, esta introducción tiene mucho que ver con el área que manejamos. Ya que estamos en contexto, podemos hacer un poco de conciencia entre lo que necesitamos y lo que queremos, que, por lo general, no es lo mismo.

Si bien es cierto que cuando emprendemos le ponemos mucho corazón a nuestro emprendimiento, también es cierto que el factor emocional puede llevarnos a cometer errores, uno de los más comunes es anteponer el “A mí me gusta”, frente a las necesidades reales de tu proyecto y sobre todo las de tu público objetivo.

Acá es donde vamos a tocar el punto que nos atañe, “La Identidad”. Y es que la Identidad Gráfica de tu emprendimiento siempre debe estar orientada a cumplir con las necesidades de tu producto o servicio para que llegue de manera clara a tu consumidor final, es por ello que se debe evitar a toda costa impregnar de gustos personales la identidad de tu proyecto, sino más bien, realizarla con un basamento estratégico asociado a las necesidades que tienes de comunicación visual. Al final, lo importante será que tu consumidor se sienta a gusto, aun cuando tú como dueño del emprendimiento no estés muy a gusto, a fin de cuentas, no te compras a ti mismo.

Recuerda siempre que, una identidad visual que solo te satisfaga a ti y no a tu consumidor, de acuerdo a los objetivos planteados, no te permitirá venderlo de manera efectiva.

Es por ello que una miss no sale al certamen con el vestido que más le gusta, sino con el que sus asesores le colocaron para ganar la corona. Ahora y tú ¿Le pondrás el vestido que más te gusta a tu producto o servicio? ¿O prefieres dejar que un especialista lo haga? Si escogiste responder afirmativa a la segunda pregunta, recuerda que estamos para ayudarte.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter